Historia

En 1990 una tromba azotó la capital del Estado de Chihuahua. Los empresarios respondieron a esta crisis con un esfuerzo sin precedente, solicitando al Gobierno y al H. Congreso del Estado que por período de un año se les aplicara una sobretasa en el cobro del Impuesto Estatal Sobre Nóminas, y que los recursos fueran destinados a apoyar a los cientos de familias damnificadas. Es así como surge el Fideicomiso para la Reconstrucción de las Zonas Dañadas por la tromba.

Al comprobarse la efectividad de este esquema de trabajo, en 1994 los empresarios solicitan de nueva cuenta el cobro adicional con la intención de crear un fondo destinado a dar apoyo a los sectores más desprotegidos. En respuesta a esta solicitud, el Gobierno del Estado pide al H. Congreso que emita un decreto para este fin, dando lugar a la creación del Fideicomiso Fondo Social del Empresariado Chihuahuense que ha venido evolucionando hasta convertirse en el Fideicomiso F/47611-9 el cual actualmente administra las aportaciones de los empresarios del estado.

Esta evolución, es fruto de la participación voluntaria y decidida del empresariado chihuahuense, que en diversas ocasiones ha solicitado la renovación del decreto que les permite realizar su aportación al Fideicomiso, así como de la disposición del Gobierno y del H. Congreso del Estado para trabajar en equipo.

La necesidad de contar con una estructura operativa que permitiera un mayor aprovechamiento de los recursos, derivó en la creación de la Fundación del Empresariado Chihuahuense, A.C. que desde 1996 es la encargada de la aplicación directa de los recursos del Fideicomiso.

A través de Fechac nos hemos organizado, haciendo nuestra ayuda más eficiente, estableciendo alianzas con organizaciones civiles y públicas y comprometiéndonos a contribuir al éxito y la sustentabilidad de cada proyecto.

Si deseas conocer más sobre la historia de este Fideicomiso, puedes consultar el libro Fechac: Modelo de responsabilidad social compartida